• Respuesta o vida nueva

    La Palabra de Dios interpela a la vida. Cuando Vida y Palabra se encuentran, necesariamente, debe surgir una respuesta: esto es, la vida nueva.